EMPRENDE PARTIENDO DE TUS FORTALEZAS

La principal ventaja de emprender bajo el contexto de nuestras fortalezas es la reducción del tiempo de aprendizaje en el negocio. Si trabajamos sin considerar nuestro potencial personal entraremos en decisiones y actividades de capacitación, subcontrataciones, estrés excesivo, lento aprendizaje del negocio, riesgo en inversiones, entre otros.
Si tenemos la habilidad y es nuestra pasión expresarnos mediante la escritura de novelas históricas y de pronto vemos una oportunidad en producir pan artesanal, el tiempo de reconvertirnos será extenuante. Entraremos a un proceso de aprendizaje de largo plazo y la posibilidad de perder la inversión al no contar con los contactos comerciales y los canales de distribución de los productos. De forma paralela estaremos olvidando nuestra pasión por escribir y desalentados nos incorporamos paulatinamente a la frustración personal y profesional.
Aquí podremos clarificar la importancia que tiene el conocimiento de nosotros mismos y las formas que podemos vincularnos en el ambiente virtual. Es claro que debemos hacernos un inventario resaltando nuestras fuerzas para emprender de forma más pronta y oportuna.

Emprendamos partiendo de nuestras capacidades, gustos, intereses, experiencia, conocimiento y pasiones.

Deja un comentario